Skip to main content
All Posts By

sincrolaber

GLOSARIO DE TÉRMINOS DE LOS PROCESOS COGNITIVOS. Parte II: Funciones Ejecutivas

 

Definición procesos cognitivos:

La cognición es el conjunto de procesos que permiten que la información que nos llega del mundo exterior e interior sea transformada, elaborada, almacenada, reducida o evocada. La capacidad de procesar la información la adquirimos a través de la percepción, la experiencia, las motivaciones, las inferencias y las expectativas. Aunque se han intentado estudiar por separado, la coordinación e integración de estos procesos cognitivos es necesaria para que se lleven a cabo las funciones mentales de manera óptima. La conectividad efectiva entre los procesos hace posible que la cognición se lleva a cabo adecuadamente.

Procesos cognitivos y sus componentes

FUNCIONES EJECUTIVAS: Son una función supramodal que organiza la conducta humana permitiendo la resolución de problemas complejos. Son responsables directa o indirectamente de todas las funciones que realiza el lóbulo frontal, ya que supervisan y coordinan las actividades relacionadas con la inteligencia, atención, memoria, lenguaje, flexibilidad mental, control motor y regulación de la conducta emocional. Ejemplos de la vida cotidiana: Vas de camino a clase y descubres que el autobús que cogías para ir está averiado, enseguida piensas en una segunda ruta de transporte para perder el menor tiempo posible.

  • Flexibilidad: consiste en la capacidad para adaptar nuestras respuestas a diferentes estímulos o tareas al tiempo que realizamos una óptima inhibición de las respuestas inadecuadas.
  • Planificación: consiste en el planteamiento de objetivos, realización de un ensayo mental, la aplicación de las estrategias elegidas y la valoración de los logros del objetivo establecido.
  • Control inhibitorio: es la capacidad para inhibir respuestas irrelevantes para la tarea que se está llevando a cabo.
  • Control atencional: es la capacidad para mantener activa la información y cuya duración depende de los objetivos y de las características del procesamiento.
  • Categorización: consiste en un mecanismo de organización de la información aprendida para favorecer su almacenamiento y recuperación de manera óptima.
  • Coordinación visomotora: es la capacidad de coordinar la visión con los movimientos del cuerpo o de sus partes.
  • Solución de problemas: es la capacidad para identificar un problema, planificar y organizar los recursos y pasos a seguir, ejecutar el plan establecido y poner en marcha una nueva solución adecuada en el caso de no resolverlo.
  • Anticipación: es un proceso de evaluación cognitiva que, a partir de la experiencia y del conocimiento, favorece una respuesta previniendo las consecuencias que un acontecimiento.
  • Toma de decisiones: habilidad para seleccionar la opción más ventajosa para el organismo entre un rango de alternativas disponibles.
  • Generación de respuestas alternativas: la generación y selección de nuevas estrategias de acción dentro de las múltiples opciones que existen para desarrollar una tarea.
  • Estrategia: consiste en técnicas, destrezas o habilidades que se ponen en marcha para manejar, mejorar o controlar el funcionamiento cognitivo
  • Supervisión: es el control del rendimiento durante la realización de una tarea o tras finalizarla, con el fin de evaluar si se ha realizado correctamente.
  • Uso de feedback: es la incorporación de la información idónea a nuestro sistema de conocimiento con el objetivo de realizar las modificaciones necesarias para controlar u optimizar nuestro funcionamiento cognitivo y motor.

Si quieres saber más sobre cómo entrenar con Sincrolab

QUIERO SABER MÁS

o  escríbeme a nacho@sincrolab.es

y  te cuento cómo trabajar con Sincrolab.

http://www.sincrolab.es

 

GLOSARIO DE TÉRMINOS DE LOS PROCESOS COGNITIVOS. Parte I: Atención y Percepción

photo-1469082993720-0b12bbd9e68b

Definición procesos cognitivos:

La cognición es el conjunto de procesos que permiten que la información que nos llega del mundo exterior e interior sea transformada, elaborada, almacenada, reducida o evocada. La capacidad de procesar la información la adquirimos a través de la percepción, la experiencia, las motivaciones, las inferencias y las expectativas. Aunque se han intentado estudiar por separado, la coordinación e integración de estos procesos cognitivos es necesaria para que se lleven a cabo las funciones mentales de manera óptima.

Procesos cognitivos y sus componentes

ATENCIÓN: Consiste en la focalización selectiva hacia un determinado estímulo, filtrando, desechando e inhibiendo las informaciones no deseadas. Es la encargada de procesar selectivamente la información necesaria, la consolidación de los programas de acción elegibles y el mantenimiento de un control permanente sobre ellos. Este no es un proceso unitario sino que es un sistema funcional complejo, multimodal, dinámico y jerárquico. Ejemplos de la vida cotidiana: cuando estás en la cocina preparando la comida y al mismo tiempo estás manteniendo una conversación telefónica, estás repartiendo tus recursos atencionales en estas dos tareas al mismo tiempo.

  • Atención sostenida: es la capacidad de mantener una respuesta de forma consistente durante un periodo de tiempo prolongado.
  • Atención selectiva: es la capacidad para seleccionar, de entre varias posibles, la información relevante que hay que procesar o el esquema de acción apropiado, inhibiendo la atención de unos estímulos mientras se atiende a otros.
  • Atención alternante: consiste en la capacidad para cambiar el foco de atención entre tareas que requieren demandas cognitivas diferentes y controlando la información en cada momento de manera óptima.
  • Atención dividida: es la capacidad para atender y procesar dos o más informaciones, procesos o esquemas de acción de forma simultánea.
  • Velocidad de procesamiento: consiste en la suma de los tiempos en los que se percibe una información, se procesa, y se prepara y ejecuta una respuesta. La velocidad de procesamiento está en la base de todos los procesos cognitivos.

PERCEPCIÓN: Consiste en el reconocimiento de los estímulos gracias a la función integradora de las áreas de asociación del cerebro para poder atribuir un significado. Nos ayuda a interpretar, atribuir y asociar lo que vemos e integrarlo con el conocimiento que ya tenemos. Los órganos sensoriales, el tálamo y las áreas primarias de la corteza cerebral registran y codifican los diferentes estímulos táctiles, espaciales, auditivos, olfatorios, gustativos o visuales que llegan continuamente al sistema nervioso. Ejemplos de la vida cotidiana: estás realizando un viaje largo en coche y a través de la ventana puedes identificar los colores y la forma del paisaje, y si bajas la ventanilla puedes percibir el olor a tierra mojada.

  • Percepción visoespacial: Consiste en el procesamiento de la forma de los objetos y sus propiedades espaciales (tamaño, ubicación y orientación).
  • Localización espacial: nos da información sobre la localización de los estímulos en el espacio.
  • Orientación visoespacial: es la comprensión de la localización de un estímulo respecto a unas coordenadas de referencia (derecha, izquierda, arriba, abajo, delante, detrás, etc.).

 

 

¡ENTRENA LA ATENCION CON SINCROLAB!

GLOSARIO DE NEUROCIENCIA

 

facebook_promo2

 

INTELIGENCIA EMOCIONAL

La inteligencia emocional consiste en el conocimiento de las aptitudes personales y sociales, como la empatía y la habilidad social; el auto-conocimiento, la capacidad de autocontrol y la motivación, que se pueden mejorar para lograr un mayor auto-dominio.

DETERIORO COGNITIVO LEVE (DCL)

Se denomina Deterioro Cognitivo Leve a un estado transicional entre los cambios cognitivos del envejecimiento normal y un estadio temprano de la demencia. En la actualidad, el constructo deterioro cognitivo leve (DCL) se reconoce como una condición patológica, no como un proceso normal asociado a la edad, y se utiliza específicamente para referirse a un grupo de individuos que presentan cierto grado de déficit cognitivo cuya severidad resulta insuficiente para cumplir criterios de demencia ya que no presentan un compromiso esencial en las actividades de la vida diaria.

LAS FUNCIONES EJECUTIVAS

Las funciones ejecutivas son un conjunto de procesos responsables de guiar, dirigir y controlar las distintas funciones cognitivas, emocionales y conductuales, especialmente durante la solución activa de problemas novedosos.

Estas funciones, se encuentran en un nivel jerárquicamente superior por sus características metacognitivas de supervisión y control de otros procesos cognitivos, es por eso que su valoración clínica es un reto importante.

MECANISMOS DEL SUEÑO

Hay tres mecanismos básicos que coordinan y gobiernan el sueño y la vigilia: el equilibrio del sistema nervioso autónomo, el impulso homeostático del sueño y los ritmos circadianos. También tienen importancia en la regulación la edad y los factores individuales. Estos mantienen al sueño y vigilia en un equilibrio dinámico, lo que permite la adaptación a cualquier cambio en tiempo y su duración.

NEUROFEEDBACK

El neurofeedback, también llamado retroalimentación electroencefalografía, es un tratamiento neurocomportamental destinado a la adquisición de autocontrol sobre determinados patrones de actividad cerebral y la aplicación de estas habilidades en las actividades de la vida diaria.

EL TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO

(TOC) es un trastorno mental que se caracteriza por la presencia de obsesiones y compulsiones. Las obsesiones son pensamientos o imágenes recurrentes que se experimentan como intrusivas e inapropiadas y generan malestar significativo. Las compulsiones son conductas o actos mentales que la persona se siente impulsada a realizar en respuesta a una obsesión para neutralizar la ansiedad que esta le genera. 

El Daño Cerebral Adquirido (DCA) 

El Daño Cerebral Adquirido (DCA) es una lesión repentina en el cerebro. Se caracteriza por su aparición brusca y por el conjunto variado de secuelas que presenta según el área del cerebro lesionada y la gravedad del daño. Estas secuelas provocan anomalías en la percepción, alteraciones físicas, cognitivas y emocionales. Su etiología puede ser traumática (accidentes de tráfico, golpes, caídas, etc.) o no traumática (tumores cerebrales, ictus, infecciones, intoxicaciones, hipoxia, etc.)

Apoyamos a Primera Alianza, un proyecto de Apego Positivo entre Mamás y Bebés.

Carlos Pitillas Salvá, PhD. Profesor Universidad Pontificia Comillas/Instituto Universitario de la Familia

¿En qué consiste la teoría del apego?

La teoría del apego sostiene que los seres humanos, desde el comienzo de su vida, buscan establecer relaciones afectivas con figuras de referencia, de cara a proporcionarse la protección y algunas de las funciones que les son necesarias para sobrevivir y que ellos no pueden desarrollar con autonomía (la alimentación, la regulación de la temperatura corporal, la protección frente a peligros externos, etc.). De una combinación de factores (entre los cuales destacan la sensibilidad y las capacidades del cuidador para responder contingentemente a la necesidad del niño), surge un apego seguro o, por el contrario, formas diversas de apego inseguro o desorganizado (Lyons-Ruth y Jacobvitz, 2008).

La seguridad en el apego ha sido relacionada con diversas dimensiones del ajuste psicosocial. El abuso de sustancias, las dificultades en el rendimiento académico, o los problemas de violencia en la pareja, entre otros, han demostrado estar relacionados con el estilo de apego de los individuos, el cual evoluciona desde las relaciones tempranas con los primeros cuidadores (Caspers, Yucuis, Troutman y Spinks, 2006; Dutton y White, 2012; Gore y Rogers, 2010). Asimismo, diversos problemas de salud mental se asocian a estilos de apego inseguro o desorganizado (Dozier, Stoval-McClough y Albus, 2008).

¿Cómo funciona el apego? Dos sistemas en interacción

La relación de apego se basa en la interacción de los sistemas motivacionales que ponen en juego tanto el niño como el cuidador:

  • Por un lado, el niño realiza esfuerzos activos por conseguir y mantener la proximidad del cuidador, de cara a obtener protección, consuelo y una regulación bioafectiva frente a experiencias que él mismo no puede organizar con autonomía (sistema de apego).
  • Alternativamente, trata de establecer distancia con respecto a sus cuidadores para explorar el entorno físico y social para desarrollar sus capacidades (sistema de exploración).

Las respuestas de los cuidadores al niño ejercen dos funciones complementarias con cada uno de estos dos sistemas:

  • Frente a las necesidades de apego, el cuidador funciona como un refugio seguro al que el niño puede dirigirse en momentos de malestar, fatiga o incertidumbre. El cuidador se constituye como regulador emocional externo, protege y consuela al niño frente al malestar y organiza su experiencia emocional.
  • Alternativamente, el cuidador responde a la necesidad de exploración como una base segura sobre la cual el niño puede apoyarse para moverse por el entorno o probar sus capacidades. Para que el niño pueda desplazarse con autonomía, interactuar con otras personas o familiarizarse con el espacio físico, el cuidador debe ofrecerse como presencia que apoya la exploración, que guía al niño y cuida de él a distancia (Powell, Cooper, Hoffman y Marvin, 2014)

Más allá de las interacciones: el mundo representacional de los padres

Además de las respuestas observables de los cuidadores, sus representaciones acerca de sí mismos, del niño y de la relación con él constituyen otro factor de fundamental importancia en el desarrollo de las relaciones de apego. Los modelos operativos internos (Bowlby, 1980) del adulto respecto a la relación condicionan sus expectativas acerca del niño y el sentido que se da a sus comportamientos. La evidencia clínica nos demuestra que en la aparición de prácticas disfuncionales de crianza (por ejemplo, el maltrato), no es tan determinante lo que éste haga, sino más bien la interpretación que los padres realizan acerca de dicha conducta (en el caso del maltrato, los padres suelen interpretar las conductas del niño como formas diversas de desafío o provocación). Los procesos mediante los que el cuidador aporta sentido al funcionamiento de su hijo están fuertemente condicionados por sus propias experiencias tempranas y los aprendizajes derivados de las mismas (Fraiberg, Adelson y Shapiro, 1975; Lieberman y Van Horn, 2008).

Hacia modelos innovadores de intervención temprana en exclusión social

En contextos de exclusión social, las relaciones de apego pueden sufrir el efecto del estrés acumulado de los padres, de la inseguridad vivida por estos en un contexto hostil o empobrecido, o de la transmisión intergeneracional del trauma. Por ello, una intervención familiar centrada en el vínculo se constituye como una vía necesaria de prevención y protección del menor. Primera Alianza trata de dar respuesta a la necesidad que existe en España de modelos de intervención que sean comprensivos de los procesos que condicionan la calidad del vínculo temprano y puedan aplicarse fácilmente en el contexto de la intervención socio-comunitaria.

Referencias 

BAKERMANS-KRANENBURG, M. J., VAN IJZENDOORN, M. H. y JUFFER, F. (2005). Disorganized infant and preventive interventions: A review and meta-analysis. Infant Mental Health Journal, 26 (3), 191-216.

BARADON, T. (Ed.) (2005). The practice of psychoanalytic parent-infant psychotherapy: claiming the baby. Londres: Routledge.

BOWLBY, J. (1980). La pérdida afectiva. Buenos Aires: Paidós.

CASPERS, K. M., YUCUIS, R., TROUTMAN, B. y SPINKS, R. (2006). Attachment as an organizer of behavior: Implications for substance abuse problems and willingness to seek treatment. Substance Abuse Treatment, Prevention, And Policy, 1 (2)

DOZIER, M., STOVAL-McCLOUGH, K. C. y ALBUS, K. (2008), Attachment and Psychopathology in Adulthood. En: J. CASSIDY y P.R. SHAVER (Eds.). Handbook of attachment: Theory, research and clinical applications (2ª Ed.). Nueva York: Guilford.

DUTTON, D. G. y WHITE, K. R. (2012). Attachment insecurity and intimate partner violence. Aggression and Violent Behavior, 17 (5), 475-481.

FRAIBERG, S., ADELSON, E. y SHAPIRO, V. (1975). Ghosts in the nursery. Journal of the American Academy of Child Psychiatry, 14 (3), 387-421.

FUKKINK, R. G. (2008). Video feedback in widescreen: A meta-analysis of family programs. Clinical Psychology Review, 28 (6), 904-916.

GORE, J. S. y ROGERS, M. (2010). Why do I study? The moderating effect of attachment style on academic motivation. The Journal Of Social Psychology, 150 (5), 560-578.

LIEBERMAN, A. y VAN HORN, P. (2008). Psychotherapy with infants and young children: Repairing the effects of stress and trauma on early attachment. New York: Guilford Press.

LYONS-RUTH, K. y JACOVBITZ, D. (2008). Attachment disorganization: genetic factors, parenting contexts and developmental transformation. En: J. CASSIDY y P.R. SHAVER (Eds.). Handbook of attachment: Theory, research and clinical applications (2ª Ed.). Nueva York: Guilford.

POWELL, B., COOPER, G., HOFFMAN, K. y MARVIN, R. (2009). The Circle of Security Intervention. New York: Guilford Press.

STERN, D. (1995). The motherhood constellation: A unified view of parent-infant psychotherapy. New York: Basic Books.

VAN ZEIJL, J., MESMAN, J., VAN IJZENDOORN, M.H., BAKERMANS-KRANENBURG, M.J., JUFFER, F., STOLK, M.N., KOOT, H.M. y ALINK, L.R.A. (2006). Attachment-based intervention for enhancing sensitive discipline in mothers of 1- to 3-year-old children at risk for externalizing behavior problems: A randomized controlled trial. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 74 (6), 994-1005.

VELDERMAN, M.K., BAKERMANS-KRANENBURG, M.J., JUFFER, F. y VAN IJZENDOORN, M.H. (2006). Preventing preschool externalizing behavior problems through video-feedback intervention in infancy. Infant Mental Health Journal, 27 (5), 466-493.

Cómo los ensueños ayudan al durmiente a regular su estado de ánimo durante la noche. 

Por Alejandra Azcona Alberquilla

NeuroPsicóloga.

 

Aunque parezca que no, nuestro cerebro aún sigue funcionando cuando dormimos. Esto lo sabemos de forma consciente ya que somos partícipes, de manera generalmente pasiva, de la creatividad con la que el cerebro crea historias a través de la información ya almacenada: los ensueños.

Los ensueños son un tipo de actividad mental que ocurre generalmente en la fase de sueño REM aunque también pueden darse en la fase 2 del sueño NREM (No REM). Se han encontrado diversos tipos de actividad mental que pueden ocurrir a lo largo del sueño en un sujeto adulto: alucinaciones hipnagógicas (ocurren en el adormecimiento), ideación de tipo reflexivo (suelen darse durante las fases 3 y 4 del sueño NREM), ensueños típicos (suelen ocurrir durante el sueño REM y en la fase 2 del sueño NREM), sueños lúcidos (durante la fase REM y la fase 2 del sueño NREM), pesadillas (asociados al sueño REM), terrores nocturnos (en las fases 3 y 4 del sueño NREM) y alucinaciones hipnopómpicas (pueden ocurrir al despertar).

¿Cuál es el mecanismo neurofisiológico que sustenta la creación de los ensueños?:

Los ciclos del sueño REM-NREM se producen por un cambio en el metabolismo cerebral como resultado de la relación entre sistemas aminérgicos y colinérgicos, y se explica a través del modelo del mecanismo oscilador: “flip-flop” de Saper. Durante la vigilia aumentan los niveles aminérgicos en el locus coeruleus y los núcleos del rafe que actúan como inhibidores del sueño REM. Cuando estos niveles de monoaminas disminuyen, aumentan los niveles colinérgicos, lo que produce un aumento de la activación de neuronas de los núcleos tegmental pedunculopontino (PPT) y tegmental laterodorsal (LTD), lo cual a su vez inhibe los centros monoaminérgicos anteriormente activados. Esta alternancia de actividad de neuronas REM-on/REM-off sucede 4 o 5 veces a lo largo del sueño nocturno.

El contenido emocional y  bizarro, la familiaridad del contenido (lugares, personajes, objetos, etc.), la falta de control voluntario y la aceptación acrítica, son características principales de los ensueños que tienen lugar durante el sueño REM. Se ha investigado que estas características se pueden explicar por el grado de modulación neuroquímica así como la activación y desactivación de diferentes regiones cerebrales. Se ha estudiado, mediante técnicas de neuroimagen, que durante el sueño REM se registra actividad cerebral en: tegmento pontino y núcleos talámicos, prosencéfalo basal e hipotálamo, amígdala, hipocampo, áreas temporo-occipitales, córtex premotor, cerebelo, ganglios basales y corteza prefrontal ventromedial. A su vez se observa un descenso de la actividad en: córtex primario motor, áreas visuales primarias (V1), córtex cingulado posterior, precúneo, córtex prefrontal dorsolateral y orbitofrontal.

Pero, ¿Para qué sirve este tipo de actividad mental que llamamos ensueños?

A lo largo del tiempo se han propuesto muchas teorías sobre la funcionalidad de los ensueños, siendo las principales las que consideran que los ensueños son una forma de beneficiar el estado emocional del durmiente, generan soluciones alternativas a los problemas, y que desempeñan un papel en la consolidación de los recuerdos. Los trastornos que cursan con alteraciones del funcionamiento del sueño REM (Narcolepsia, trastorno de conducta durante el sueño REM, y el trastorno de estrés postraumático) ponen de manifiesto la relación entre el sueño REM y la regulación emocional. A su vez, La función de los ensueños como proceso de regulación del estado de ánimo del durmiente se ha estudiado tanto en personas sanas como también en personas  con diversas patologías como es el caso de personas con depresión, trastorno bipolar y el trastorno de estrés postraumático. Estos estudios han hallado que el estado emocional matutino varía según el tipo y grado de intensidad emocional que tenga la persona previo al sueño, y la calidad y cantidad de sueño (y sueño REM) obtenido a lo largo de la noche.

Aunque parezca increíble, la mente humana, y su correlato fisiológico (el cerebro), siguen sorprendiéndonos de lo que son capaces de hacer, incluso cuando no ejercemos un control sobre ellos.                                                                                                     

   

 

Bibliografía

Bears, M., Cartwright, R., Mercer, P. Mesochistic Dreams: A gender-related diathesis for depression revised. Dreaming 2000; 10: 211-219.

Carretié, L., López-Martín, S., Albert, J. Papel de la corteza prefrontal ventromedial en la respuesta a eventos emocionalmente negativos. Rev Neurol 2010; 50: 245-252.

Cartwright, R., Bears, M., Luten, A., Mercer, P., Young, M. Role of REM sleep and dream affect in overnight mood regulation: a study of normal volunteers. Psychiatry Res 1998; 81: 1-8.

Cartwright, R., Agargun, M., Kirkby, J., et al. Relation of dreams to waking concerns. Psychiatry Res 2006; 141: 261-270.

Cartwright, R. Dreaming as a Mood-Regulatory System. In Kryger, M.H., Roth, T., Dement, W.C. (Eds.) Principles and Practice of Sleep Medicine (5ªed.) Elsevier Health Sciences; 2010: 620-627.

Cluydts, R., Vandekerckhove, M. The emotional brain and sleep: An intimate relationship. Sleep Med Rev 2010; 14: 219-226.

De Koninck, J. Mental activities during sleep. In M. Billiard (Ed.) Sleep: Physiology, Investigations, and Medicine. New York: Plenum; 2003: 113-123

Desseilles, M., Dang-Vu, T.T., Sterpenich, V., Schwartz, S. Cognitive and emotional process during dreaming: A neuroimaging view. Conscious Cogn 2011; 20: 998-1008.

Domhoff, G.W. A new neurocognitive theory of Dreams. Dreaming 2001; 11: 13-33.

Eidelman, P., Gruber, J., Hairston, I.S., Harvey, A.G., Talbot, L.S. The effect of mood on sleep onset latency and REM sleep in interepisode bipolar disorder. J Abnorm Psychol 2009; 118: 448-458.

Fosse, R., Hobson, J.A., Stickgold, R. The mind in REM sleep: Reports of emotional experience. Sleep 2001; 24: 1-9.

Freud, S. La interpretación de los sueños. Madrid: Editorial Biblioteca Nueva; [1900-2000]. ed. original 1900.

Hartmann, E. The central image (CI) makes “big” dreams big: the central image is the emotional heart of the dream. Dreaming 2008; 18: 44-57.

Hobson, J.A., Pace-Schott, E.F. The cognitive neuroscience of sleep: neural systems, consciousness and learning. Nat Rev Neurosci 2002; 3: 679-693.

LeDoux, J.E., Phelps, E.A. Emotional Networks in the Brain. In Lewis, M., Haviland-Jones, J.M., Barret, L.F. (Eds.) Handbook of Emotion. New York. London: the Guilford Press; 2008: 158-179.

Levin, R., Nielsen, T.A. Disturbed dreaming, posttraumatic stress disorder, and affect distress: a review and neurocognitive model. Psychol Bull 2007; 133: 482-528.

Pace-Schott, E.F. The Neurobiology of Dreaming. In Kryger, M.H., Roth, T., Dement, W.C. (Eds.) Principles and Practice of Sleep Medicine. 5a ed. Elsevier Health Sciences; 2010: 563- 575.

Ramos, M.J. (Ed.) Sueño y cognición. En: Máster en Sueño: Fisiología y Medicina. Viguera Editores, 4ª ed.; 2010: 128-155.

Tirapu-Ustárroz, J. Neuropsicología de los sueños. Rev Neurol 2012; 55: 101-110.

¡Haciendo Neurociencia con Apps!

¡Buenos días Mundo!

Sincrolab ha llegado al mundo y, como a un bebé, todo le parece nuevo y excitante. Así nos lo parece a nosotros. Cuando en al madriguera Alicia le preguntó  al gato de Cheshire por dónde debía continuar, el gato le respondió: “Lo primero que debes saber es, a dónde quieres llegar”. Alicia no lo sabía bien. Nosotros, sin embargo, sí lo sabemos. «Hasta el final de la madriguera, gato»; a la esencia, a la verdad que se esconde detrás de 1 billón de conexiones neuronales cada milisegundo en constante cambio.

Este es el siglo del cerebro y queremos sumarnos al reto de llegar al final de la madriguera. Pero no llegaremos solos y, sobre todo, no llegaremos sin ayuda. Nuestro vehículo para llegar es Sincrolab, la plataforma de entrenamiento cognitivo del futuro. Hoy, el principal propósito de Sincrolab es sacar la neurociencia de los laboratorios y acercarla a la práctica diaria de los profesionales clínicos.

¿Qué diferencia hay entre esta manera de enfocar una neurorrehabilitación:      

notas-lapiz-nota-papel-de-dibujo-escrito_121-2269

  Y esta manera?:

banner_nuevo1

La respuesta es la tecnología. La respuesta es Sincrolab. Si eres un profesional que todos los días se enfrenta al apasionante reto de llegar al final de la madriguera, imagínate tener un laboratorio de neurociencia cognitiva al alcance de la mano para intervenir de manera más eficaz y específica con tus pacientes. Sincrolab te proporciona la herramienta definitiva para el entrenamiento cognitivo, la tecnología puede ayudarnos en este apasionante camino en el que las personas con déficit cognitivo  puedan  ser asistidos a través de procedimientos eficaces y efectivos

features_1@2x

Pero este blog es mucho más. Desde aquí queremos aunar fuerzas, juntar todo el conocimiento de las neurociencias más avanzadas para crear un potente contenedor de ideas, experiencias y proyectos con el objetivo común de llegar de verdad al final de la madriguera. Por ello, invitaremos a los más prestigiosos especialistas y neurocientíficos a que colaboren con nosotros para conseguirlo.

Sirva este saludo al mundo como una invitación oficial a que contribuyas con tu grano de arena a este “contene-blog«.

 

Muchas gracias a todos, y recordad las palabras del Gato de Cheshire “puedes llegar a cualquier parte, siempre que andes lo suficiente”

 

Pues andemos…

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: